Fundada en 2010, logró en un par de años colocarse en el mapa con una curiosa estrategia de promoción y venta de hardware y software, específicamente en el área de smartphones con las que han pretendido competir con grandes competidores en el área tales como Samsung, LG o HTC.
Su estrategia es la venta de smartphones de gama media, tirando para alta, por precios relativamente baratos. 
En beneficio de Xioami, ha aprendido algo que aparentemente la mayoría de fabricantes de smartphones de Asia aún no tienen claro: menos es más. A diferencia de Samsung, la compañía no está distribuyendo 20 dispositivos con diferentes pantallas o pequeñas variaciones aprovechando la fama de la marca. En cambio se han enfocado en posicionar una marca y evolucionar a partir de ella, tal y como lo hizo Apple.
Con todo esto en cuenta debemos darle bastante crédito y reconocimiento a Xiaomi,ha sido capaz de competir con duros rivales y reconocidos nombres del tema, los cuales llevan varias décadas en el mercado, habiendo logrado lo que estás en mucho menos tiempo, sin mencionar que en el mercado nacional ya son líderes indiscutibles, superados solo por  Huawei.
Sólo hay que decir que en tan sólo 8 años Xiaomi ha logrado alcanzar ya un estatus de reconocimiento a nivel mundial, si bien no es el mismo que posiblemente tendrían compañías como Sony o Samsung, ya muchos usuarios son los que reconocen a esta compañía asiática como una de muy buena calidad y un servicio inigualable.